domingo, julio 15, 2007

El Lugar del año: la presencia teotihuacana en el sudoriente del estado de Hidalgo


Ademas de Tula y Huapalcalco, otro asentamiento privilegado por la investigación arqueológica monumentalista en el estado de Hidalgo es Xihuingo, un propuesto centro de población vinculada al estado y sociedad teotihuacanos ubicado en el actual municipio de Tepeapulco.
La Zona Arqueológica de Xihuingo se encuentra a unos 3 kilómetros al norte de la población de Tepeapulco, en el municipio del mismo nombre, justo a los pies del Volcán conocido con el nombre de Jihuingo. En los años sesenta del pasado siglo, bajo el peligro de afectación del sitio por parte de extractores de materiales de cantera, el INAH, bajo la supervisión del Dr. Román Piña Chan, intervino en el rescate y salvamento de la llamada Pirámide del Tecolote, la excavación de zonas aledañas y la delimitación del sitio para su protección. Posteriormente, en los años setentas, los arqueólogos Fernando López Aguilar y Rosalba Nieto Calleja del Centro INAH Hidalgo, realizan estudios de material de superficie y algunas excavaciones, con el propósito de conocer la historia del sitio, su complejidad interna y, específicamente, el papel jugado por el mismo dentro de la red de explotación de obsidiana controlada por Teotihuacan durante el periodo Clásico. Las investigaciones de superficie del Dr. Thomas Charlton en el área giran también en el sentido de entender a Xihuingo como parte de la red de asentamientos teotihuacanos vinculados con la explotación de minas de obsidiana ubicadas al sudoriente del estado de Hidalgo.
De acuerdo con las investigaciones de los arqueólogos López Aguilar y Nieto Calleja, tras una primera y pequeña ocupación de la fase Tzacualli (0-200 d.C.) el sitio de Xihuingo alcanza su mayor esplendor durante los años 200 a 650 d.C. periodo en que el asentamiento alcanza su máxima extensión entre las 80 h.a. y el kilómetro cuadrado y se convierte en centro provincial ligado a la sociedad y cultura teotihuacanos. Posteriormente presenta una reocupación disminuida durante la fase Mazapa consistente en caseríos dispersos, probablemente producto de la baja poblacional en relación con los periodos anteriores, así como, siglos mas tarde, una ocupación intensa del asentamiento representada por la presencia de cerámicas del complejo Azteca III y IV, ya hacia finales del Postclásico Tardío. En ese sentido Xihuingo presenta tendencias de historia demográfica muy similares a las de otras áreas en el norte de la Cuenca de México, como la de Temazcalapa ubicada al poniente de esta zona.
Xihuingo tiene dos particularidades que llaman la atención: por un lado es un sitio amurallado, lo que posiblemente nos hable del control de acceso al mismo que debió tener en tiempos prehispánicos, y por otro lado, posee la mayor cantidad conocida para un sólo lugar de los llamados marcadores teotihuacanos, por lo menos 46 en total así como una gran cantidad de glifos con motivos calendárico-astronómicos grabados en los promontorios rocosos de sus alrededores. Mathew Wallrath y Jesús Galindo han sido los investigadores que mas han trabajado la arqueoastronomía del sitio de Xihuingo realizando el análisis de mas de 700 orientaciones entre los marcadores localizados e identificando orientaciones como las solsticiales así como al norte astronómico. Estos investigadores también han identificando diversos motivos calendáricos y astronómicos asociados a la luna, al sol, a Venus y a otros eventos astronómicos de importancia ritual entre los antiguos habitantes del sitio.
En resumen, el análisis de las orientaciones astronómicas dadas por los marcadores, la presencia de glifos calendáricos y astronómicos en su corpus de grabados rupestres, así como las proporciones calendáricas presentes en el diseño arquitectónico de la pirámide principal, e incluso la toponimia misma del asentamiento –el lugar del año- han sido las bases para proponer al sitio de Xihuingo como un importante lugar de observación y de culto al conocimiento calendárico-astronómico de los antiguos teotihuacanos en el sur de Hidalgo. La importancia ritual y astronómica del sitio de Xihuingo persistió en tiempos del Postclásico Tardío pues aunque no se tiene completo o publicado un estudio del corpus de motivos rupestres de Xihuingo, es claro que varios de los motivos rupestres corresponden en su iconografía al estilo de la Cuenca de México de ese momento y que no pueden ser atribuidos a los teotihuacanos de un milenio atrás.
Cabe señalar que la tradición del conocimiento calendárico y astronómico de los antiguos pobladores de Xihuingo se hace notar en los inicios de la vida colonial de México. Así sabemos no solamente que el padre Fray Bernardino de Sahagún elaboró sus Primeros Memoriales hacia mediados del siglo XVI en la población de Tepeapulco sino que varios de los viejos indígenas principales de esta comunidad fungieron como informantes del sabio franciscano durante casi dos años. No es extraño entonces que el investigador Jesús Galindo note que el motivo de doble círculo concéntrico se halla presente tanto en los dibujos de los informantes indígenas de Sahún como en la iconografía rupestre de Xihuingo vinculado en ambos casos al concepto de “cuerpos que dan luz” es decir, estrellas y cometas en los papeles del franciscano, y un posible evento de supernova en los motivos rupestres de Xihuingo.
En la actualidad Xihuingo –además de Tula y Huapalcalco- es el tercero de los sitios arqueológicos monumentales en el estado de Hidalgo abiertos al público. Si bien no tiene las “comodidades turísticas” de una zona grande como Tula como lo son el museo de sitio, los andadores y las tiendas, si tiene el encanto de combinar el entorno ecológico y la arqueología monumental en pequeña escala. Tiene además el privilegio de estar relativamente bien preservado y constituir fuente de futuras investigaciones, pues a diferencia del sitio de Huapalcalco, no sufre los embates de la construcción urbana indiscriminada dentro del área de protección definida.
Del antiguo conocimiento astronómico de los pobladores de Xihuingo tan solo sobreviven los motivos rupestres distribuidos en los cerros, peñas y rocas de sus alrededores, signos que el paso del tiempo ha sabido respetar hasta nuestros días y que, posiblemente, algún día, nos revelen todo su misterio.

5 comentarios:

Emmanuel dijo...

saludos!
felicito por la informacion de todo esto, sin embargo me gustraia saber el significado de "xihuingo o jihuingo" muchas gracias!

Alfonso Torres dijo...

Bueno, en el texto lo digo, Xihuingo significa en lengua nahuatl, "el lugar del año".

bernarberto dijo...

hola una vez mas, oye en donde puedo tener mas informacion sobre el sitio arqueologico.

bernarberto dijo...

hola una vez mas! oye en donde puedo consultar mas informacion sobre el sitio arqueologico

Alfonso Torres dijo...

Para Bernarberto: Hay varios artículos aislados en diversas publicaciones especializadas desde mediados de la década de los setentas hasta la actualidad, pero no existe un libro temático o de difusión al respecto si es que a eso te refieres. El principal investigador ha sido Mathew Wallrath y puedes localizar sus textos en una buena biblioteca de antropología, en especial la del IIA-UNAM. Saludos.

Visita mi galería virtual:

See more on TrekLens