lunes, febrero 08, 2010

El gran libro de Zazacuala

Los pueblos de agricultores precolombinos que se asentaron en el territorio de lo que hoy es el estado de Hidalgo tienen mas de 2500 años de antigüedad. Sin embargo las manifestaciones arqueológicas del paso de los primeros hombres por estas tierra antes del dominio pleno de la agricultura son aun mas antiguas y las pinturas rupestres y cuevas en el Valle de Tulancingo, son un claro ejemplo de lo anterior. En ese sentido podemos decir que existe una milenaria tradición del arte pictórico en el estado de Hidalgo que se extiende desde las tierras del Valle del Mezquital, hasta el Valle de Tulancingo y Tepeapulco y que con el paso de los siglos desembocaría en la elaboración de los amoxtli, de aquellos libros pintados que usaron nuestros antepasados para transmitir sus conocimientos. La tradición de los amoxtlis que se elaboraron en lo que hoy es territorio hidalguense, ha sido divulgada en una bella edición de la Universidad del Estado de Hidalgo coordinado por Laura Elena Sotelo y el finado Victor Ballesteros hace ya nueve años, la cual todavía se consigue. En el se incluyen las manifestaciones escriturales de los antiguos pueblos indígenas de Hidalgo como son los Anales de Tula, el Mapa de Mizquiahuala, el Lienzo de Nicolas Flores, el Códice Huichapan o los Primeros Memoriales. En los primeros años de la colonia esa misma esta tradición llevó a los artesanos indígenas a plasmar motivos y estilos gráficos precolombinos en las pinturas murales de las capillas de Ixmiquilpan y Xoxoteco.
De esta rica tradición gráfica milenaria abreva en parte el libro "Zazacuala Amoxtli" del Profr. Iván Reyes, un moderno tlamatine y tolteca, sabio y artesano enamorado de las culturas de nuestros antepasados indígenas, quien lo ha elaborado con cariño y humildad para sus pequeños y grandes lectores. También del moderno arte secuencial se alimenta el estilo de este artista gráfico y divulgador de nuestra cultura prehispánica en el estado. De Zazacuala, la zona arqueológica monumental actualmente en constante acecho por el crecimiento urbano en el Valle de Tulancingo, toma su nombre la obra comentada. En este pequeño gran libro los pequeños lectores encontrarán claves antiguas de un mundo y una herencia que yace aún en el corazón de esta tierra. Bellamente ilustrado, el libro del Profr. Iván Reyes, de distribución gratuita en el municipio de Santiago Tulantepec, es una contribución a la difusión del patrimonio cultural de nuestros pueblos, por él se manifestarán las palabras pequeñas y antiguas de nuestros abuelos mesoamericanos. Que no se pierdan pues sus palabras y que las nuevas generaciones disfruten de esta pequeña y humilde obra que el destino ha puesto en sus manos. Enhorabuena.

2 comentarios:

Ivan Reyes dijo...

El breve lapso de nuestra vida nos es revelado al escudriñar entre los vestigios de nuestra historia, todo índice de ego se desvanece al comparar nuestra obra con la herencia que emerge de la tierra, valiente a los siglos y paciente a la ignorancia... nos hace reflexionar - ¿Que parte de nosotros podría sobrevivir tan tangible y noble como ellos? – ¡Nada!... y es justo aquí cuando con felicidad obsequio en la calle, en la escuela o donde el momento lo permita mi humilde obra, que tan solo es la mínima sospecha de los hombres que vivieron en la misma tierra que hoy me enamora, me alimenta y me arrulla, no fueron mis padres, ni mis abuelos, mas sin embargo me han heredado como si fuera su hijo “Tan solo un momento aquí... donde no se muere, donde se encumbra allá vaya yo ... ojala”
Honrado de conocerte.
Ivan Reyes.

ArKeopatías dijo...

Acabo de agregar tu sitio en el blogroll de nuestra página: http://arkeopatias.wordpress.com/ Así mismo te invitamos a visitarla y comentar las entradas publicadas.

Saludos
Juan Tonchez

Visita mi galería virtual:

See more on TrekLens